Un informe del Departamento de Justicia pone a la policía de Baltimore al descubierto 

La policía de Baltimore en la mira del Departamento de Justicia

Baltimore, MD.- Tras la muerte de Freddy Gray en Abril del 2015, el Departamento de Justicia comenzó una investigación exhaustiva sobre cómo los oficiales llevan a cabo la más fundamental de las prácticas policiales, tales como paradas de tráfico y detenciones, entre otras.

El informe muy crítico, concluyó con que los agentes de policía de Baltimore discriminan sistemáticamente contra la gente de color, hacen uso de fuerza excesiva y demasiado a menudo no están debidamente sancionados por mala conducta. También se refiere a que los agentes del orden realizan un gran número de paradas de tráfico que en su mayoría se efectúan en vecindarios afroamericanos pobres.

El Departamento de Justicia publicó una copia del informe antes de su anuncio público en un evento en Baltimore. El informe es una dura crítica de cómo los agentes de policía realizan su trabajo y en algunos casos descubrieron que se detiene a las personas con justificación dudosa e ilegal y hasta de manera grosera o irrespetuosa. Además de cateos, los agentes de Baltimore realizan registros corporales públicos inconstitucionales, incluyendo búsquedas de personas que no se encuentran bajo arresto.

Los investigadores federales pasaron mas de un año realizando entrevistas a residentes del área, oficiales de policía, fiscales, defensores públicos y legisladores.  Entre los hallazgos: los residentes de color representan aproximadamente el 84 por ciento de las paradas, a pesar de que representan sólo el 63 por ciento de la población de la ciudad.

Del mismo modo, los afroamericanos constituyen el 95 por ciento de las 410 personas que por lo menos fueron paradas 10 veces por oficiales entre 2010 y 2014. Durante el mismo período de tiempo, agentes detuvieron 34 residentes negros 20 veces, y siete afroamericanos 30 veces o más, mientras que el informe dice que ninguna persona de cualquier otra raza fueron detenidos más de 12 veces.  El testimonio de un sujeto que habló con los investigadores afirma que fue detenido 30 veces en menos de cuatro años. Quince de esas paradas, dijo, eran para comprobar si hay órdenes de arresto pendientes. Ninguna de las paradas resultó en cargos.

Además de estas cifras el informe también incluye que los oficiales utilizan rutinariamente la fuerza excesiva y poco razonable, incluso contra los niños y los ciudadanos que no son peligrosos o que presentan una amenaza inmediata. El 20% de los incidentes de fuerza revisados por los investigadores involucran alguien que no estaba siendo detenido por un crimen o que sufre de una discapacidad de salud mental.

La fuerza se utiliza a menudo como una táctica de represalia en los casos en que los agentes ” no les gustó lo que dijeron estas personas.” ” La policía de Baltimore enseña a los oficiales a usar tácticas agresivas”, indica el informe . “Entrenamientos de BPD alimentan la mentalidad“nosotros vs. ellos”vimos que algunos oficiales muestran hacia miembros de la comunidad, alienando a los civiles que están destinadas a servir.” Estas prácticas inconstitucionales del departamento, según el informe, son culpa de una política de “tolerancia cero” que data de la década de 2000, durante la cual los residentes fueron detenidos en masa por cargos menores como vagancia.

Los agentes también se detienen rutinariamente y cuestionan los individuos sin causa o una sospecha legítima de que están involucrados en actividades delictivas, el informe dice: No se formularon cargos en 26 de cada 27 de los peatones que se detuvieron.

Las directivas a menudo provienen de los supervisores. En un caso, un supervisor le dijo a un oficial subordinado de “hacer algo” después de que el agente protestó una orden para detener e interrogar a un grupo de jóvenes negros sin razón.

En un incidente en 2010, un hombre huía de un oficial que patrullaba una “zona de alta criminalidad.” El oficial procedió a disparar su pistola eléctrica a la espalda del hombre que corría, golpeándolo varias veces. Cuando el oficial fue capaz de detener al hombre y lo registró, no encontró ningún arma. El informe del oficial no “proporcionaba ninguna razón para creer que el hombre estaba armado.”

La Procuradora del Estado Marilyn Mosby, principal fiscal de la ciudad, dijo que espera que el informe “confirme lo que muchos en nuestra ciudad ya saben o han experimentado de primera mano.” “Si bien la gran mayoría de los oficiales de policía de Baltimore City son buenos oficiales, también sabemos que hay malos oficiales y que el departamento ha fallado de forma rutinaria en la supervisión, entrenamiento y en hacer responsables de sus actos a los responsables de mala conducta”dijo en un comunicado. Tambien afirmó que confía en que la investigación federal “dirigiría a aún más reformas que es un paso importante para asegurar las mejores prácticas para una relación policía-fiscal en pleno funcionamiento.”

Más allá de eso, podría servir como un modelo para cambios radicales en el cuerpo de policía: El Departamento de Justicia dijo que estaba buscando un decreto reforzado por una corte que de consentimiento que obligar a la agencia de policía a que se comprometan a mejorar sus procedimientos con el fin de evitar una demanda federal.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *