Video: Trump, manoseando el voto de las mujeres a un mes de las elecciones

"Si eres una estrella puedes hacer lo que quieras"
“Si eres una estrella puedes hacer lo que quieras”

Editorial.- Si bien es sabido que el candidato a la presidencia por el partido republicano tiene la boca floja no solo a la hora de emitir su postura ante los inmigrantes, musulmanes, personas con discapacidades, Mexicanos y claro, las mujeres. Ahora, Donald Trump ha roto todos los esquemas a la hora de salirse del guión politico y tomar su postura de “macho chovinista” que al parecer creció en un burdel (con disculpas a las señoras prostitutas y a sus hijos que en muchos casos logran llegar a ser hombres de bien) al utilizar un lenguaje típico de poco hombre y se llena la boca denigrando a las mujeres que no caen ante su manojo de dinero y su lujo que llena el espacio que probablemente le falta entre las piernas. “Cuando eres estrella te permiten hacer lo que quieras” alardeaba con su amiguito, primo de Jeff Bush quien celebraba el cuento de seducir a una mujer casada. “Te permiten hacer lo que quieras” le decía el peluquín rancio, mientras niño Bush – ahora conductor de uno de los shows de la mañana más vistos , ese que presento al mentiroso del equipo de natación en Brasil sin verificar sus fuentes-  preguntaba ” ¿Lo que quieras?”  con un tono libidinoso como si fuera la gran hazaña el magnate que quiere ser presidente del país, respondía: “Agarrarlas por el pussy (vagina). Puedes hacer lo que quieras.”


La conversación que fue grabada el 2005 mientras el magnate visitaba el programa de entretenimiento del que era conductor Bush, se filtró al Washington Post esta semana. En este dialogo de “vestidor”, como afirmó Trump en una media disculpa, se escucha al magnate hablar de las mujeres que trató de seducir como si fueran un pedazo de carne. Un pedazo de carne que representa el 53 por ciento de votantes de las que 70 por ciento tienen una opinion negativa sobre el sujeto que quiere ser el líder de este país.

Lo más triste de todo este escándalo no es solo escuchar los comentarios que refieren acciones hacia específicas mujeres, sino escuchar a mujeres que defienden dichas acciones. Los medios han bajado del rundown al huracán Mathew y pusieron como breaking news la nueva “hazaña” del irrespetuoso cerdo (con disculpas de los cerdos que son considerados como uno de los animales mas inteligentes y limpios)  y claro los defensores de lo indefendible, entre ellas mujeres, están tratando de limpiar el nombre de su caja registradora culpando a los Clinton.

Más allá de ser una conversación “de hombres” (como me dijeron algunos); como mujer, madre, hermana, fanática de la democracia, la libertad de expresión y las bases sobre las que se fundaron este país; sentí asco y nauseas al escuchar los comentarios de este sujeto. No son los comentarios vulgares, es el hecho de alardear sobre besar y manosear a las mujeres sin su consentimiento alegando que “Si eres una estrella puedes hacer lo que quieras”. Es vergonzoso que un candidato a la presidencia continue insultando sin remordimiento y sin que de una vez por todas alguien lo ponga en el lugar que se merece.

Aquí le dejamos la transcripción del video que esta causando polémica en el partido republicano que ahora se pregunta si es prudente seguir apoyando a un candidato que al mismo tiempo se esta condenando.

Traducción:

Trump: Intenté seducirla. Ella estaba en Palm Beach.
Desconocido: Solía ser fantástica. Todavía es muy atractiva
Trump: Intenté seducirla y fallé, lo admito. Sí, intenté cogérmela. Era casada.
Desconocido: Esa es una gran noticia.
Trump: No, no Nancy. Esta era… Intenté seducirla con todo. De hecho, la llevé a comprar muebles. Quería unos. Le dije: ‘Te muestro dónde venden muebles muy bonitos’. La seduje como una bestia, pero no lo logré. Ella estaba casada. Justo después la vi, ahora veo que tiene unas tetas falsas enormes y todo. Ha cambiado por completo su look.
Bush: Tu chica está muy buena, la de morado.
Trump: ¡Whoa, whoaaaa!
Bush: Donald se apunta una. Whoa, ¡mi hombre!
Trump: Mírate. Eres un debilucho ( pussy). Quizás sea una distinta. Más vale que no sea la publicista… No, es ella. La del oro. Mejor me como unos Tic-Tacs, en caso de que la bese. Sabes, me siento automáticamente atraído a las guapas. Simplemente las comienzo a besar. Es como un imán. Las beso. Ni siquiera espero. Y cuando eres una estrella, te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa. Te permiten hacer lo que quieras.

Bush: Lo que quieras…
Trump: Agarrarlas por el pussy (vagina). Puedes hacer lo que quieras.
Bush: Sí, esas piernas. Lo único que puedo ver son las piernas.
Trump: Sí, se ve bien. Oh, qué buenas piernas… Adelante, siempre es bueno si no te caes del autobús. Como Ford, Gerald Ford, ¿recuerdas?

(Trump se baja del autobús)

Trump: Hola, cómo estás.
Arianne Zucker: Hola, señor Trump, cómo está.
Trump: Bueno verte. Grandioso, grandioso. ¿Conoces a Billy Bush?
Bush: Hola, gusto en conocerte. ¿Cómo te va, Arianne?
Zucker: Me va muy bien, gracias… ¿estás listo para ser un actor de telenovela?
Trump: ¿Estamos listos? Vamos. Conviértanme en una estrella de telenovela.
Bush: ¿Qué tal un pequeño abrazo para Donald? Se acaba de bajar del autobús.
Trump: Por supuesto. Melania me permitió hacerlo.
Bush: ¿Y un abrazito para Bushy? También me acabo de bajar del autobús. Muy bien, excelente. Tienes a una buena pareja televisiva.
Trump: Bien, después de ti. Ven, Billy, no seas tímido.
Bush: Tan pronto como aparece una mujer atractiva, se echa para atrás. Eso siempre pasa.
Zucker: Lo siento, ven aquí…
Bush: Hagan espacio para este hombre pequeño.
Zucker: Sí, dejémoslo pasar. ¿Cómo te sientes ahora, mejor? De hecho, yo debería estar en el medio.
Bush: Es difícil caminar al lado de un hombre como este. Sí, ponte en el medio.

Trump: Sí, así está mejor. Está mucho mejor.
Bush: Ahora, honestamente, si tuvieras que elegir entre uno de nosotros. ¿Donald o yo?
Trump: Es una competencia dura.
Zucker: Estoy sintiendo un poco de presión.
Bush: En serio, ¿si tuvieses que elegir a uno de nosotros para tener una cita?
Zucker: Me tengo que acoger a la quinta (enmienda). Sí, los escogería a ambos.
Trump: ¿En cuál dirección vamos?
Zucker: A la derecha. Aquí vamos.
Bush: Ahí va. Los acompaño hasta aquí. Dame mi micrófono.
Trump: Ok, ok. ¿Terminaste?
Bush: Eres mi hombre.
Trump: Oh, bien.

 

 

 

 

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *