Autoridades justifican la muerte de menor Hispano en manos de oficiales

Haymarket, VA.- Las autoridades del condado de Prince William, Virginia, dijeron en una conferencia de prensa el martes por la mañana que el tiroteo mortal del 15 de septiembre de un niño de 15 años que blandía una palanca en los oficiales estaba justificado.

Las autoridades dijeron que el adolescente, descrito por el abogado de la Commonwealth Paul Ebert como “mentalmente angustiado”, llamó al 911 para informar que tenía una bomba atada a su pecho y mantenía a miembros de la familia rehenes dentro de la casa familiar en el bloque 6800 de Hartzell Hill Lane en Haymarket.

El adolescente aún no ha sido identificado. La policía dijo que la novia del hermano de la adolescente fue llevada a un hospital donde fue tratada por sus heridas y liberada esa noche.

El jefe de policía del Condado de Prince William, Barry Barnard, calificó el tiroteo como una tragedia para la familia y dijo que la policía sigue realizando su propia investigación interna sobre el tiroteo.

“Nuestras conclusiones en este momento en el departamento de policía es que el uso de la fuerza en esta ocasión estaba dentro de nuestras directrices, dentro de nuestras políticas”.

El abogado de la Commonwealth dijo que el adolescente había intentado suicidarse la noche antes de que la policía fuera llamada a la casa pero que no se informó a las autoridades. En la llamada inicial del 911, el adolescente también dijo algo en el sentido de que no le importaría recibir un disparo de la policía, dijo Ebert.

El jefe de policía describió a los cuatro oficiales que respondieron a la casa de Haymarket como “muy experimentados”.

Barnard dijo que el tiroteo no fue capturado en las imágenes de la cámara del cuerpo, porque el departamento sólo ha comenzado a desplegar cámaras gastadas este mes y ninguno de los oficiales involucrados estaban equipados con ellos.

Por su parte la familia Urbina afirmo que su hijo era un adolescente como cualquier otro que no estaba baja la influencia de drogas o alcohol, pero no hablaron sobre si tenía alguna enfermedad mental. Se sabe que ellos cremaron el cuerpo del menor a quien no quisieron identificar aún  y que piensan que la policía uso fuerza extra para detener al jovencito.

Hasta el momento no han dado a conocer su version de los hechos que llevaron a esta tragedia pero afirmaron que sus vidas “están destruidas para siempre tras la pérdida de su hijo”.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *