Se declara culpable jovencita de MS13 que mató adolescente

Pasó un año desde la muerte de la jovencita de 15 años

Fairfax, VA.- A un año del brutal asesinato de una adolescente de Gaithesburg hoy lunes otra  joven se declaró culpable de asesinato.

Venus Iraheta, de Alexandria, Virginia, se declaró culpable, sin un acuerdo de culpabilidad, de los cargos de asesinato en primer grado, secuestro y participación de pandillas, dijo el fiscal del condado de Fairfax, Ray Morrogh.
Ella enfrenta sentencias máximas de cadena perpetua por el cargo de homicidio y 10 años por cada uno de los otros cargos. La sentencia está fijada para el 25 de mayo.

Iraheta fue acusada del asesinato de Damaris Reyes Rivas, quien tenía 15 años cuando desapareció de su casa el 10 de diciembre de 2016. La policía y los fiscales dijeron que fue asesinada el 8 de enero de 2017. Su cuerpo fue encontrado en febrero.

Iraheta desapareció durante un mes, entre enero y febrero de 2017. Su regreso a casa fue capturado en vivo mientras su madre estaba siendo entrevistada por  NBC Washington. No mucho después, ella fue acusada como adulta de liderar el ataque contra Reyes Rivas.

Ella es una de los 10 miembros ​​de la pandilla MS-13 que han sido acusados ​​en su muerte. Morrogh dijo en un comunicado que Reyes Rivas fue atacada porque los miembros de la banda creyeron que ella había llevado  a Christian Sosa Rivas, ex novio de Iraheta y líder de su “camarilla”, a su muerte en el condado de Prince William a principios de enero.

Uno de los otros acusados, José Castillo Rivas, a quien los fiscales dijeron que conocía Reyes Rivas, la recogió y la llevó al Lake Accotink Park, en Springfield, Virginia, donde el resto la estaba esperando.

Los fiscales dijeron que Iraheta golpeó a Reyes Rivas en la cara, derribándola. El video del celular muestra a los miembros de las pandillas exigiendo información sobre la muerte de Sosa Rivas, dijeron los fiscales, y otro acusado, José Torres Cerrato, “diciéndole al grupo que tienen que torturarla primero porque tenía que contarles todo”.

Iraheta le dijo a Reyes Rivas que “iba a morir ese día”, dijo Morrogh en el comunicado, y el grupo obligó a Reyes Rivas a permanecer en la nieve sin sus zapatos o camisa para sentir el mismo frío que Sosa Rivas cuando su cuerpo fue arrojado en el río Potomac, mientras demandaban información sobre la muerte de Sosa Rivas.

Luego la llevaron de vuelta al vehículo de Castillo Rivas, para llevar a Reyes Rivas a otro lugar cercano. Después de llegar allí, todo el grupo la atacó.

Iraheta exigió saber si se había acostado con Sosa Rivas, dijo Morrogh en la declaración. Además, Iraheta se cortó un tatuaje que le había dado a Reyes Rivas de la mano, le dijo que “la vería en el infierno” y la apuñaló en el cuello y el pecho varias veces, dijo Morrogh en la declaración. Otros la apuñalaron también, y el video fue enviado a la dirección de la MS-13 en El Salvador “para promociones dentro de las filas de la pandilla”.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *