La gran sorpresa que dieron los Grammy 2018

Hillary Clinton regresó en la noche del domingo a los Grammy con un papel que parece haber disfrutado.

Fue una invitada sorpresa en un segmento cómico del anfitrión James Corden, en el que supuestamente hacía una audición para la grabación de un álbum hablado del popular libro de Michael Wolff sobre el gobierno del presidente Donald Trump, “Fire and Fury” (Fuego y furia).

El libro ya había enfurecido a Trump, quien lo tildó de un compendio de mentiras. Allí se presenta al presidente como mal informado, intelectualmente limitado e inestable. Además pinta un detrás de escena de la Casa Blanca en caos. Que anoche, Hillary (su máxima enemiga electoral durante la campaña presidencial) haya leído parte de ese libro ante millones de espectadores en todo el mundo, durante los Grammy debió haberlo enfurecido aún más.

De hecho, el tono fuertemente político durante la entrega de los premios Grammy en Nueva York despertó la indignación de uno de los hijos del presidente y de la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley.

“Leer un extracto de un libro de “#fakenews (noticias falsas) en los Grammy parece ser un gran premio de consuelo por perder la presidencia”, escribió en Twitter, Donald Trump Jr, en alusión a la derrota de Clinton en las presidenciales de 2016.

Según el hijo del presidente, “mientras más aparece en la televisión Hillary, más se da cuenta el pueblo estadounidense de lo genial que es tener a @realDonaldTrump” en la Casa Blanca.

De su lado, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, no evocó a Clinton pero estimó que las celebridades se equivocaron.

“Siempre me han gustado los Grammy, pero ver a artistas leer el libro Fire and Fury los destruyó. No arruinen la música genial con basura. A algunos nos encanta la música sin que se la mezcle con política”.

John Legend, Cher, Snoop Dogg, Cardi B y DJ Khaled también hicieron la audición para Corden. La última candidata en leer comenzó con el libro cubriéndole el rostro, el cual bajó para revelar que era Hillary Clinton.

Tras su lectura, Corden le dijo con entusiasmo que era perfecta para el trabajo.

“¿Crees?”, dijo la contendiente de Trump en las elecciones de 2016. “¿Está asegurado el Grammy?”.

linton ganó el Grammy en 1997 por su audiolibro “It Takes a Village”.

La aparición de Hillary despertó alaridos de felicidad entre la audiencia y un sonoro aplauso. La ex primera dama estaba en suelo amigo. Hollywood y el mundo de los artistas la adoran, al tiempo que detestan a Trump. Se ha escuchado a famosos como Robert De Niro lanzar insultos contra Trump en cámara.

El productor Ken Ehrlich dijo tras bambalinas que Corden y sus productores convencieron a Clinton de que participara. Enviaron el guion y a los pocos días Hillary aceptó.

Neil Portnow, presidente de la Academia de la Grabación, dijo a The Associated Press que sentía que la participación de Clinton fue más satírica que política.

“Los fragmentos que se leyeron del libro no eran realmente políticos”, dijo. “Tenemos un historial de señalar cosas graciosas e inusuales sobre nuestro liderazgo”.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *