El caos de los mercados mundiales pone a Trump en una difícil situación

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no se atribuyó el auge del mercado de valores. Pero abiertamente lo animó para que “subiera, subiera y subiera”.

Pero de repente, el mercado de valores al que Trump se adhirió está en problemas, poniendo a la Casa Blanca en una difícil situación. El índice Dow Jones cayó 1.175 puntos este lunes —su mayor punto de disminución en la historia— mientras los inversores se preocupan por las grietas emergentes del mercado de bonos.

La Casa Blanca dijo en un comunicado que Trump estaba enfocado en “nuestros fundamentos económicos a largo plazo, que permanecen excepcionalmente fuertes”. El comunicado cita el fortalecimiento económico, el bajo desempleo y un aumento en los salarios de los trabajadores.

 

Que el gobierno sienta la necesidad opinar subraya el riesgo que asumió Trump de convertirse en el animador en jefe.

Usualmente, los presidentes no hacen comentarios sobre los movimientos del día a día del Dow, en parte porque el mercado es notoriamente voluble. Wall Street siempre está a un cambio de humor de convertir un repunte en una caída. Y adjudicarse mucho crédito por los buenos días del mercado, hace que sea difícil que te distancies de los días malos.

“Es un juego arriesgado hablar sobre el mercado. Pero parece que Trump va vivir o morir en el mercado de valores”, dijo Greg Valliere, jefe de estrategia global de Horizon Investments.

Trump ha tuiteado sobre el mercado de valores muchas varias veces desde su elección, frecuentemente alardeando sobre los últimos máximos históricos de Wall Street.

“Dow, S&P 500 y Nasdaq todos finalizaron el día con un nuevo récord alto”, tuiteó Trump el pasado 28 de noviembre.

Pero Trump no solamente ha dicho que los mercados están en alza por él, sino que ha argumentado, sin ofrecer prueba de ello de que se habrían colapsado si Hillary Clinton fuera la presidenta.

“Si los demócratas (corrupta Hillary) hubieran sido elegidos”, tuiteó Trump a finales de diciembre, “sus mercados podrían haber bajado en un 50% respecto a los valores del día de la elección”.

Trump no es el primer presidente que habla sobre los mercados de valores, pero sus predecesores no lo hicieron tan seguido y hablaron en términos generales.

De alguna manera, la obsesión de Trump con el mercado es sorprendente porque él se muestra a sí mismo como un populista y el mercado tiende a beneficiar a la gente rica más que a los pobres. Casi un tercio de las familias en el 50% del fondo de los ingresos son propietarias de acciones, ya sea directa o indirectamente a través de planes los planes de 401(k), según la Reserva Federal.

“Es muy arriesgado porque a mucha gente en su base no le gusta el mercado. Odian Wall Street”, dijo Valliere.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *