Defensores de los dreamers unen sus voces para que el Congreso frene las deportaciones

Durante una conferencia telefónica llevada a cabo este miércoles, representantes de distintas organizaciones y movimientos en defensa de los dreamers como MoveOn.org, United We Dream, Service Employees Intertational Union, #DefundHate Campaign, and America’s Voice, hablaron acerca de los esfuerzos que adelantan para combatir las recientes acciones del Congreso Republicano con relación a las deportaciones masivas de inmigrantes.

Dado que el plazo que el gobierno de Trump tenía para dar una respuesta con respecto al futuro del DACA se venció el pasado 5 de marzo, ahora el Congreso, controlado por republicanos en su mayoría, concentran sus debates en si aprobarán o no la solicitud del presidente de otorgarle la suma de $21.500 millones para financiar el Departamento de Seguridad Nacional, que se encargaría de apurar la deportación de los dreamers y sus familias inmigrantes, y acelerar el inicio de la construcción del muro.

Ante esta realidad, que tiene en vilo a cientos de estudiantes jóvenes o residentes indocumentados, Cristina Jiménez, directora Ejecutiva y co-fundadora de United We Dream (UWD) -la organización de jóvenes inmigrantes más grande del país-, aseguró que el Congreso podría ser demandado por, primero, dilatar las conversaciones en torno al futuro de los dreamers protegidos por DACA, lo que demostraría que los republicanos en la Casa Blanca están centrando sus esfuerzos en respaldar el plan de deportación de Trump; y segundo, por negarles algunos derechos fundamentales a estos jóvenes como el de estudiar, trabajar y acceder al sistema de salud.

“Estamos aquí para decirles a estos soñadores que no están solos, que luchamos para que no sean deportados ni separados de sus familias. El DACA le prometió a la gente joven un futuro en el que puedan desarrollar sus derechos, pero el Congreso no está haciendo nada para proporcionárselo. No podemos permitir que el gobierno de Trump siga bloqueando el apoyo y la protección a estas personas”, sostuvo Cristina Jiménez.

Durante la conferencia fue inevitable tocar el tema de la demanda impuesta al estado de California por la protección que ha dado a miles de inmigrantes que residen allí. Rocío Sáenz, vicepresidente Ejecutiva de Service Employees International Union, puso de ejemplo esta “absurda” decisión del Gobierno para alertar a todos los sectores que velan por el respeto de los derechos humanos, a que unidos protesten para evitar que se apruebe más dinero para las deportaciones.

“Trump ataca a las familias trabajadoras, las cuales no cuentan con los recursos para acceder a un abogado o acudir a una figura que las respalde. No aprobamos ni un centavo a la deportación. Es tiempo de que el Congreso pare y vea en ellos (los inmigrantes) personas talentosas, inteligentes y fuertes que pueden seguir contribuyendo a nuestro país”, indicó.

Si bien muchas de estas organizaciones han existido por años en el país, es ahora más que nunca que estos voceros mueven sus campañas para explicar a los ciudadanos cómo el Gobierno está utilizando su poder para “acabar con el sueño de miles de personas que vinieron a este país en busca de prosperidad, y tienen aún mucho por ofrecerle a una nación que siempre se había caracterizado por el multiculturalismo”, manifestó Corinne Ball de MoveOn.org.

“No importa la raza, el color, el país de dónde provengan o su lengua; nuestro principal interés es cuidar a los niños, garantizarles educación y seguridad, tanto a ellos como a sus familias”, sostuvo Ball, retomando algunas palabras del expresidente Barack Obama al momento de proclamar el Dream Act.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *