Cambio al horario de verano podría aumentar los accidentes de tránsito

Washington D.C.- Este domingo 11 de marzo a las 2 de la mañana comenzará oficialmente el horario de verano, en el que la mayoría de estadounidenses perderán una hora de sueño en la noche y ganarán una extra en el día. Esto implicaría que muchos conductores que madrugan para ir a trabajar, estudiar o cumplir con sus actividades diarias en el área del Distrito, se conviertan en una gran amenaza en las vías por manejar somnolientos, según advierte la AAA.

Para llegar a esta alarmante conclusión, la Fundación llevó a cabo un análisis profundo basado en los videos de algunos conductores que se grabaron a diario con el fin de examinar sus habilidades frente al volante. El resultado demostró que tres de cada diez conductores tuvieron microsueños, o se sentían bastante cansados como para reaccionar ante cualquier situación que se presentara en su camino.

“Conducir somnoliento es un riesgo grave. Los conductores deben dormir lo suficiente antes de salir a la carretera. Tres de cada 10 conductores admiten conducir cuando apenas podían mantener los ojos abiertos ¡Cuidado! Lo ideal es tener al menos siete horas de sueño antes de salir a conducir”, dijo John B. Townsend II, gerente de Asuntos Públicos y Gubernamentales de AAA Mid-Atlantic.

El porcentaje de accidentes causados por conductores somnolientos está cerca de ser ocho veces más alto que el indicado por las estimaciones federales, de acuerdo con la AAA.

Al analizar los videos, los investigadores estudiaron las caras de los conductores durante los tres minutos previos a un accidente, determinando el porcentaje de tiempo en el que los ojos de una persona se están cerrando, lo que concluye que el 10.8 por ciento de los choques por somnolencia resulta en daños significativos.

“La somnolencia y la conducción no se mezclan. A medida que muchos estadounidenses luchan por equilibrar sus apretadas agendas, perder algunas horas de sueño cada día puede parecer inofensivo, pero perder dos o tres horas de sueño puede más que cuadruplicar el riesgo de un choque, que es el equivalente a conducir borracho”, añadió Towsend.

Ante esta preocupación, la AAA enumeró los tres síntomas más importantes a considerar por parte de los conductores, que ayudarán a determinar qué tan aptos se encuentran para permanecer en las vías.

-Tener problemas para mantener los ojos abiertos.

-Salirse frecuentemente de su carril.

-No recordar las últimas millas conducidas.

Además, hace las siguientes recomendaciones:

-Evite las comidas pesadas.

-Evite ingerir medicamentos que causan somnolencia u otras alteraciones.

-Para viajes más largos, programe un descanso cada dos horas o cada 100 millas.

-Viaje con un pasajero alerta y tome turnos para conducir.

-No subestime el poder de una siesta rápida.

Sin embargo, esto no es todo. Sumado al riesgo de accidentes automovilísticos como producto del cambio al horario de verano, los médicos advierten que este efecto podría aumentar los ataques cardiacos en la población, debido a que el cuerpo puede tardarse en restablecer su ciclo natural de 24 horas.

“Un reloj biológico desajustado no debe tomarse a la ligera pues puede alterar los ciclos de sueño, causar obesidad, diabetes, o accidentes laborales”, menciona el estudio hecho por la Fundación AAA para la Seguridad del Tráfico, con información de Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *