Corte Suprema elimina la deportación obligatoria de inmigrantes por delitos leves

El máximo tribunal de Estados Unidos restringió este martes parte de la ley federal que obliga a los inmigrantes condenados por crímenes menores abandonar el país inmediatamente.

Con una votación de 5 a 4, los magistrados determinaron que la ley es “inconstitucionalmente vaga” y se mostraron de acuerdo con la anulación que había apelado un tribunal federal de San Francisco, California, en el 2015.

Esta vez, fue precisamente el juez Neil Gorsuch, último miembro de La Corte Suprema que fue nombrado por el presidente Donald Trump en reemplazo del fallecido Antonio Scalia, quien se unió a otros cuatro jueces liberales para sentar un precedente en contra de la ley antiinmigración.

Esta resolución se produce en torno al caso de James Dimaya, un filipino que llegó a Estados Unidos en 1992, cuando tenía trece años, y que fue condenado años después por dos delitos de robo en California. En aquel momento el Gobierno inició los trámites de deportación basándose en la ley de inmigración, que indicaba que se trataba de un caso de violencia agravada. El caso fue presentado ante La Corte Suprema en 2017, pero en aquella oportunidad los magistrados dieron su opinión a través de una votación que marcó un empate 4-4. Hoy, el máximo tribunal concluye que, aunque el sujeto cometió un delito al entrar a una propiedad ajena, no implica un acto de violencia agravada si no hay daños a terceros.

Pese a que Trump sigue endureciendo su política con el fin de expulsar a todos los inmigrantes del país; en especial aquellos que se encuentran indocumentados o han sido condenados por cualquier delito, esta decisión de La Corte Suprema supone un revés que le pone cada vez más obstáculos para alcanzar su objetivo.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *