LA CAPITAL SE PREPARA PARA LA MARCHA “PRO BLANCOS” DE ESTE FIN DE SEMANA

Washington, DC.- Gobiernos locales se preparan para recibir una de las marchas más controversiales de los últimos años.  En el Distrito de Columbia la alcaldesa Muriel Bowser anunció el jueves que está intensificando el nivel de emergencia de la ciudad antes de la marcha de supremacistas  planificado para este fin de semana frente a la Casa Blanca, que se espera atraiga a una gran multitud de protestantes.

Esta manifestación  “pro blancos”,que tendrá lugar en el Parque Lafayette el domingo, se llevará a cabo a  un año de recordarse la manifestación de nacionalistas blancos en Charlottesville, Virginia  que cobró la vida de una mujer y dejó decenas de heridos.

La orden de Bowser, anunciada en una conferencia de prensa el jueves por la tarde, activa el centro de operaciones de emergencia del Distrito y facilitará que D.C trabaje con las agencias federales y estatales para responder ante cualquier incidente, dijo.

La policía de D.C. está trabajando con la policía de parques de Estados Unidos y otras agencias federales y del distrito antes de la manifestación.

El jefe de policía Peter Newsham dijo que la policía apuntará a mantener separados a los manifestantes y a la contra parte en todo momento.

Se espera que más de dos mil personas protesten contra un  grupo de 400 nacionalistas blancos que obtuvieron un permiso para marchar en la Capital. A pesar de que el permiso de rally de Unite the Right 2 fue aprobado el jueves, la policía de D.C. y la policía del área han estado preparando un plan de respuesta durante meses; uno que se basa principalmente en lo que no funcionó en Charlottesville.

“Estamos utilizando una serie de técnicas para mantenerlos separados … Por lo general, no nos gusta hablar de ello porque no queremos dar un adelanto de nuestro plan a nadie que quiera venir aquí y crear un problema “, dijo el jefe de policía de DC, Peter Newsham.

Los oficiales tendrán como objetivo mantener separados a los manifestantes y su contraparte durante la totalidad del evento, incluso cuando ambos grupos hayan recibido permiso para reunirse en el Parque Lafayette.

“Todas las acciones policiales que verá el domingo se realizarán con el objetivo final de garantizar la seguridad de todos los que asistan”, dijo Newsham. “Algunos pueden tratar de malinterpretar lo que hace la policía, pero el objetivo final será asegurarse de que nadie resulte herido y no se rompa nada”.

Según el sitio web ‘Unite the Right’, los organizadores están pidiendo a los asistentes que se reúnan el domingo por la tarde en la estación de metro de Viena en el norte de Virginia y viajen juntos a la parada Foggy Bottom antes de dirigirse al Parque Lafayette bajo escolta policial. Los participantes en el rally de la ruta real siguen en constante cambio y es probable que cambien hasta el domingo, dijo Newsham.

 

El jefe de policía del condado de Fairfax, Ed Roessler, dijo que habrá una gran presencia policial en la estación de Viena para mantener a las personas a salvo.

Newsham dijo que espera números “manejables” en términos de tamaño de la multitud.

Newsham dijo que no anticipa la necesidad de tropas de la Guardia Nacional para mantener la calma entre los participantes del rally y los oponentes, y no se ha solicitado la asistencia de la Guardia Nacional.

En la conferencia de prensa, una portavoz del Servicio de Parques Nacionales dijo que la agencia había aprobado oficialmente el permiso del organizador Jason Kessler para celebrar el mitin “Unite the Right 2” en Lafayette Park el domingo por la tarde y la noche. El permiso permite que un grupo de hasta 400 personas se reúnan allí a partir de las 2 p.m. a las 9 p.m.

El servicio del parque dijo que también emitió permisos para una serie de grupos que protestarán contra esta marcha el domingo. Los socialistas demócratas de Metro D.C recibieron permiso para realizar una protesta en Freedom Plaza. La Coalición ANSWER recibió permiso para reunirse en Lafayette Park y McPherson Square.

La policía planea cerrar las aceras cerca de la Casa Blanca y establecer una “zona de amortiguación” dentro del parque que mantendrá separados a los grupos y ayudará a “reducir la tensión entre los dos grupos a medida que ocurren”, dijo el Servicio de Parques Nacionales en uno de los permisos entregados a los contra-manifestantes.

Los esfuerzos anunciados en D.C. llegan el día después de que el gobernador de Virginia Ralph Northam declarara el estado de emergencia en el estado, una medida que permite a la Guardia Nacional ayudar en los esfuerzos de seguridad en la ciudad de Charlottesville.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *