y entonces… ahora es el “Cheese Challenge”

No ha sido suficiente con las monerías de los retos del “Ice Bucket” (el cubo de agua fría) o incluso el “Dura challenge”, que de sobra todos conocen. Ahora la moda que está arrasando por las redes sociales tiene que ver con una rebanada de queso americano y los niños. Luego ponemos el grito en el cielo que si el “Momo”, que si los peligros en las redes… pero cuando los exponemos a estas payasadas, se nos debe caer la cara de vergüenza.

El llamado “Cheese Chanllenge” se ha hecho viral, y alegadamente se acaba de iniciar hace una semana vía Twitter y se ha expandido a Instagram y el resto de las redes sociales. Consiste en que los padres le lancen un pedazo de queso en la cara a un bebé y recopile en fotos o video sus reacciones.

La broma, que lleva el hashtag de “#cheesed“, también se ha expandido a adultos y mascotas. No dudo que las reacciones de los animales puedan lucir chistosas, y la de los adultos.. ¿qué se puede esperar? Pero ¿por qué exponer así a los niños?

He leído unos cuantos comentarios de padres al respecto. Unos no le ven nada de malo, dicen que “en sí” no pone en peligro a los menores. Hay quienes, incluso, dicen que “hay que divertirse un poco”, y el reto del pedazo de queso en la cara de sus pequeños les parece la vía más inofensiva del mundo para ello.

No me lo tomen a mal, no quiero pecar de puritana. Lo que me parece es que los niños merecen que los protejamos, y no que los hagamos los protagonistas de bromas en la que ríamos por sus honestas reacciones de sorpresa y confusión (sobre todo los bebés) por alcanzar unos cuantos “likes” en las redes.

¿Tan necesitado está nuestro ego de ser reconocido, que nos jugamos la integridad y la privacidad de nuestros pequeños a costa de ello?

¿Es la manera fácil que tenemos de convertirnos en “la persona del momento”, que podamos demostrarle al mundo que existimos y podemos influenciar a través de las redes sociales usando como carnada a los que dependen de nuestro buen juicio y ejemplo?

Estoy segura que el papá en Michigan que se inventó la payasada no tenía idea de que su videíto iba a arrasar. Alcanzó 40 millones de vistas en unos pocos días, y como aparentemente lo tonto del reto es lo que más le ha gustado a los que no tienen nada más que hacer que mirar esas cosas por Internet, adultos en todas partes del mundo lo andan imitando. Yo me pregunto, ¿qué será lo próximo?

No sólo eso, ¿por qué hacer un chiste de la reacción de un niño y publicitarlo? ¿Qué ganan los padres con eso? No me digan que fama, porque si hacer famoso a un menor es ponerlo a hacer el ridículo, entonces la esperanza del futuro está casi moribunda.

Amigos, nosotros somos mejor que eso. Nuestros niños merecen que los cuidemos y protejamos, que les enseñemos que son valiosos y que se respetan. Reconozco que, en la privacidad del hogar, tenemos nuestras bromas y nos reímos de las ocurrencias dentro de la intimidad de la familia. Pero subir fotos y videos de estas tonterías está a un paso de enseñarles de que todo se vale a costa de “likes” en las redes sociales. Y cuando no estemos mirando, ellos imitarán nuestras acciones con sabe Dios qué ocurrencias, exponiéndolos a gente con no muy buenas intenciones.

Porque los niños, tu familia y el vivir en respeto y paz me importa, les escribo estas líneas. Quizás no estén de acuerdo conmigo, y eso está bien. Pero al menos, reflexiona en la responsabilidad que tienes en tus manos con tus niños y piénsalo dos veces antes de seguir ciegamente modas como ésta en las redes sociales, que nada aportan al crecimiento y bienestar de los niños.

https://dejameacompanarte.wixsite.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *