El gobierno de EE.UU. puede detener inmigrantes después de ser liberados según la corte suprema.

Karla Quintero

Editora at Zoom Latino
Egresada de la Universidad Central de Venezuela.
Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas.
Amplia trayectoria en políticas públicas, sistematización y análisis discursivos.
Experiencia en audiovisual ( programación y producción).
Editora con herramientas de SEO y Community Manager.
Karla Quintero

La Corte Suprema de Estados Unidos sostuvo  que el Gobierno puede detenerfuera de una audiencia de fianza, a inmigrantes con antecedentes penales, inclusive si han pasado años desde que fueron puestos en libertad de la custodia penal. El asunto se centró en si la detención sin una audiencia de fianza debe ocurrir  posteriormente de que un inmigrante es liberado de la custodia penal o si puede ocurrir meses o inclusive años más tarde cuando la persona ha vuelto a establecerse en la sociedad. El estatuto dice estrictamente que la detención puede ocurrir “cuando el extranjero es liberado” de la custodia.

El tribunal votó 5-4 a favor del gobierno.

La impugnación fue presentada por residentes permanentes legales que cometieron un delito que podría llevar a su expulsión.

En su opinión para el tribunal, el juez Samuel Alito dijo que los inmigrantes en el proceso habían argumentado que se les “debían audiencias de fianza” para argumentar su libertad. Alito dijo que la ley no apoyaba ese manifestación.

El juez Brett Kavanaugh escribió por separado para decir que la decisión se basaba completamente en la  expresión del estatuto actual. Dijo que sería “extraño” describir el estatuto como el mandato de la detención de ciertos “no ciudadanos” que presentan un riesgo de peligro de fugapero “no obstante” les permiten permanecer libres durante su proceso de expulsión si el poder ejecutivo falla “para detenerlos inmediatamente después de su liberación de la custodia penal”. “El tribunal sostiene adecuadamente que la detención del poder ejecutivo de los no ciudadanos en particular aquí sigue siendo obligatoria a pesar de que el poder ejecutivo no los detuvo de inmediato”.

El juez Stephen Breyer escribió para discrepar y tomó la inusual disposición de leer la opinión desde la silla. A él se unieron los jueces Ruth Bader Ginsburg, Elena Kagan y Sonia Sotomayor. “Se corre el mayor riesgo de privar a aquellos a quienes el Gobierno ha detenido de una de las libertades garantizadas constitucionalmente más antiguas e importantes: el derecho a no ser privado de la libertad sin el debido proceso”. Breyer dijo que “mucho más” estaba en discusión en el caso que el “significado técnico de las palabras” en el estatuto de inmigración. Dijo que la “mayor importancia del caso radica en el poder” que la opinión mayoritaria otorga al Gobierno.

“Es un poder detener a las personas que cometieron un delito menor muchos años antes”, dijo Breyer. “Y es un poder conservar a esas personas, quizás por muchos meses, sin ningun medio de obtener una fianza”. La sentencia surge cuando el Gobierno ha adoptado una línea dura en todos los ámbitos para hacer cumplir las leyes de inmigración. Si bien es dificultoso saber la suma  de personas que se verían afectadas por la  sentencia, el tribunal inferior señaló que cada día el gobierno detiene a unos 30.000 inmigrantes mientras determina si deben ser deportados.

 

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Karla Quintero

Egresada de la Universidad Central de Venezuela. Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas. Amplia trayectoria en políticas públicas, sistematización y análisis discursivos. Experiencia en audiovisual ( programación y producción). Editora con herramientas de SEO y Community Manager.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *