Limpia tus brochas de maquillaje.

¿Sabes cuántas bacterias albergan tus brochas de maquillaje? Miles y miles. Por eso se recomienda que las limpies diariamente. Con ese sencillo paso, no sólo mejorarás la salud de tu piel, sino que lograrás un maquillaje más pulido.

¿Cómo lo haces en casa?  Es importante que sepas primero el tipo de material de que están hechas. Si son de pelo sintético, que son las que se utilizan en la aplicación de productos de maquillaje en crema, límpialas con un jabón suave.  Si son de pelo natural, que son las que usan más comúnmente para aplicar rubor o “blush”, sombras y polvos, el mejor producto recomendado es un champú suave, como el que se usa para los bebés.

Puedes también usar algunos productos que tengas en casa para limpiar tus brochas de cosméticos, como por ejemplo, el aceite de oliva.  Según algunas chicas que lo han usado, dicen que es excelente limpiador para las brochas sintéticas muy sucias. Para hacerlo, coloca un poco de aceite de oliva en tus dedos y frota con ellos las cerdas de la brocha. Luego lávalas como de costumbre.

También puedes limpiarlas con alcohol, que las desinfecta de una vez.  Pero no lo uses muy a menudo, porque puede resecar las cerdas y deteriorarlas. Puedes usar un poco de glicerina para contrarestar esa resequedad.  Otra opción es el bicarbonato, echando un par de cucharadas en un recipiente con agua y dejar tus brochas de maquillaje sumergidas en la mezcla por una hora. Luego las retiras y dejas que las brochas se sequen bien.
Si necesitas limpiarlas con rapidez, usa una esponja de limpiar platos nueva y frota tus brochas, quitando así los residuos de maquillaje.

También debes saber lo siguiente a la hora de limpiar tus brochas:

  • Humedecer las brochas previamente, siempre con las cerdas hacia abajo.
  • Una vez lavadas, debes secarlas completamente antes de volver a usarlas.
  • Colácalas planas sobre una superficie mientras se secan, para que no dañes sus cerdas.
  • Lávalas semanal, si les das mucho uso.
  • Desinféctalas una vez al mes.

Si tus brochas llevan más de cinco años contigo, debes reemplazarlas. Si vas a hacerlo, la recomendación es que adquieras un set de brochas que sirvan tanto para fórmulas líquidas, cremas o productos en polvo.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

>
Facebook