¿Tendré problemas con la Tiroide?

por: Nelly Negrón

De repente, notas cambios significativos en tu peso, tu capacidad para soportar el frío, cansancio inexplicable, entre otros síntimas que te aquejan y piensas que ninguno está conectado con el otro.

Pero, ¿y qué tal que sí?  Bien pudiera tratarse de tu tiroides, y es importante que te hagas un chequeo.

¿Qué es la glándula tiroides?

Según el sitio web MedlinePlus, esta glándula ubica en el cuello, justamente arriba de la clavícula. Tiene forma de mariposa y es la encargada de producir hormonas que regulan el ritmo de muchas actividades del cuerpo. Es muy importante, porque sus funciones están vinculadas al metabolismo, y pueden disponer desde cómo tu cuerpo quema calorías hasta la velocidad en que late tu corazón.

Si hay problemas con la función de esta glándula, podrás notar ciertos síntomas que debes discutir con tu médico cuanto antes.  Estos son diez síntomas que te dejan saber que algo no va bien:

Sueño, fatiga y cansancio

– la tiroides juega un rol importante en los niveles de energía del cuerpo. Estar demasiado cansada, cansada todo el tiempo, dormir más de la cuenta con frecuencia o fatigarte fácilmente, pueden ser indicadores de que debes chequearte.

Aumento o pérdida de peso

– al estar encargada de actividades relacionadas al metabolismo, el súbito aumento o pérdida de peso suele asociarse a dificultades con esta glándula. Según los médicos, un aumento repentino de peso podría estar vinculado con una condición llamada hipotiroidismo; si por el contrario, lo que notas es una pérdida significativa de peso en poco tiempo, puede ser indicio de la condición de hipertiroidismo.

Altibajos en estados de ánimo

– los cambios que se producen en el cuerpo cuando algo está fallando con la glándula tiroidal también se reflejan en el estado de ánimo. Exceso de estrés, depresión y ansiedad podrían ser señales para una evaluación.

Malestar generalizado

– usualmente relacionado a molestias en los músculos, articulaciones y tendones, pero no son síntomas exclusivos de que se trate de la tiroides.

Problemas reproductivos

– los problemas con la tiroides tienen repercusiones en la secreción de hormonas endocrinas, que a su vez tienen un impacto en las hormonas reproductivas. Por consiguiente, problemas con el período menstrual, deseo sexual y dificultades para concebir podrían ser síntomas puntuales de alguna condición tiroidea.

Voz y garganta

– Ronquera, dolor de garganta, hinchazón en el cuello y hasta ronquidos, podrían ser alertas de que la glándula tiroides se haya inflamado o aumentado en tamaño.
Sensación de mucho frío

– responde al metabolismo del cuerpo, por lo tanto, si sufres de temperatura corporal baja, manos y pies fríos todo el tiempo, puede ser un indicio importante que debes tomar en cuenta.

Estreñimiento

– igual que otros procesos relacionados al metabolismo, cuando hay problemas en esa área, el cuerpo tendrá dificultades en absorber los nutrientes de lo que comes, impactando así el proceso digestivo.

Mal aspecto de uñas, piel y cabello

– al igual que con otras enfermedades, las uñas, el cabello y la piel son fundamentales para dejar saber que algo no anda bien en tu cuerpo. Exceso de resequedad en la piel, caída del cabello y uñas agrietadas son síntomas a tomar en consideración para evaluar tu tiroides.

Problemas con la memoria y concentración.

Recuerda que si experimentas uno o algunos de estos síntomas no quiere decir que “automáticamente” padezcas de una condición con la tiroides.

Sin embargo, si el problema corre en tu familia o tienes dudas, nunca está de más una evaluación médica.

Vale también señalar que los hombres también pueden tener problemas con esta glándula.  Aunque afecta más a las mujeres,y mayormente los síntomas son similares, en el caso de los hombres se les añaden los siguientes:

Hipotiroidismo: Niveles elevados de colesterol, hinchazón de la cara, frecuencia cardíaca lenta
Hipertiroidismo: Pérdida del cabello, insomnio, aumento de frecuencia cardíaca, temblores en las manos, intolerancia al calor.

 

¿Cómo se diagnostican los problemas tiroidales?
Obviamente, si sospechas que puedas tener alguna dificultad con la glándula tiroides, debes ir al médico. En la consulta, además de tu historia clínica, harán un examen físico para palpar en tu cuello el área donde ubica la glándula. También te ordenarán un análisis de sangre y, si fuera necesario, pruebas de imagen y hasta una biopsia. Todo depende de los síntomas y severidad del problema. El tratamiento puede incluir medicamentos, terapia con yodo radiocativo e incluso cirugía.Si deseas más información sobre las funciones o enfermedades relacionadas con la tiroides, el Departamento de Salud de Estados Unidos tiene disponible información en español que puede ayudarte.  ¡Cuida tu salud!

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *