Aprende a usar al máximo el corrector o “concealer”.

Karla Quintero

Editora at Zoom Latino
Egresada de la Universidad Central de Venezuela.
Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas.
Amplia trayectoria en políticas públicas, sistematización y análisis discursivos.
Experiencia en audiovisual ( programación y producción).
Editora con herramientas de SEO y Community Manager.
Karla Quintero
 Por: Nelly Negrón

El corrector, como bien dice la palabra, está hecho para corregir imperfecciones o áreas problemáticas de la piel. NO es exclusivo para las ojeras, ni tampoco para usarse en exceso o para que la zona bajo los ojos luzca más clara que el resto de tu rostro.

Los maquillistas profesionales recomiendan usar “un toque” de este producto, cuando sea necesario. Y para los casos donde el corrector se necesita, hay un tono específico para su uso. En la siguiente gráfica tienes una guía, en caso de que decidas hacerte de una paleta de maquillaje con diferentes tipos de correctores.

Por ejemplo, nuestra piel tiene una mezcla de tonos, que surgen dependiendo la exposición al sol o los elementos del clima que tenga la piel, o debido a manchas, lunares e incluso laceraciones dermatológicas. También influye el paso de una vena subcutánea o el surgimiento de capilares en algunas zonas.

Todos esos factores se toman en cuenta a la hora de aplicar maquillaje, y no siempre logran cubrirse con la base. Por eso, tener una paleta de correctores siempre viene bien.


En el caso del corrector lila, es perfecto para manchas amarillosas o para disimular imperfecciones.

El verde, por su parte, es tu mejor aliado si sufres de rosácea o estás sanando sobre exposición al sol, que te dejó con la piel rojiza.

Ciertamente, las ojeras son un problema que todas queremos cubrir con maquillaje, pero no siempre conlleva uso de corrector. A veces sólo con la base es suficiente, pero si son bastante oscuras, el corrector amarillo es perfecto para combatirlas.

Hay quienes tienen manchas blancas en la piel, producto de una cicatriz o la edad. El corrector rosado es el mejor para camuflajearlas. Pero también viene uno color rosa claro, ése es perfecto para las ojeras naturales que no son oscuras.

El corrector color salmón o coral es la alternativa cuando tienes una vena que se nota si tienes la piel muy blanca. En cuanto al de color blanco, su uso mayormente es para realzar la zona de los ojos, justo bajo las cejas, lo que le agrega un poco de drama a tu mirada o maquillaje en esa área.

El corrector de tono oscuro es para las pieles más morenas, además que se usa para darle contorno y profundidad al rostro.

¿Qué se aplica antes, la base o el corrector?
En realidad no hay una respuesta universal. Va a depender de la situación en tu rostro.
Por ejemplo, si la zona bajo tus ojos necesita una ayudita, pero está reseca, fatigada o arrugada, lo mejor es aplicar un humectante ligero y luego el corrector apropiado antes de aplicar la base.

Si el problema es acné o rosácea, aplica primero la base y luego el corrector. A los barritos, debes atenderlos con una brocha (la cual debes lavar de inmediato, para eliminar las impurezas).

La sobre exposición al sol o camas de bronceado pueden dejar manchas blancas en el rostro, especialmente alrededor de la boca y la nariz. Aplica corrector primero y luego un leve toque de base.

Si no tienes problemas mayores en la piel, la preferencia de un gran número de maquillistas profesionales es aplicar la base primero y después el corrector. ¿Por qué? Porque la base va a emparejar el color de la piel, para luego dejarte saber si el corrector es necesario y qué tono debes usar para disimular las áreas que lo requieran,

¿Cuál es la mejor manera de aplicar la base y el corrector?
La verdad es que, por más que querramos responder que una brocha o esponja, la mayoría hemos usado (o usamos) los dedos. No es que esté totalmente mal, pero debes pensar en que la yema de los dedos acumula grasa o impurezas, y aunque las lavemos bien antes de aplicar el maquillaje, siempre van a ser un vehículo para transferir todos esos residuos. Por eso, y otras razones, los maquillistas profesionales recomiendan el uso de brochas y esponjas para la aplicación de estos productos.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Karla Quintero

Egresada de la Universidad Central de Venezuela. Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas. Amplia trayectoria en políticas públicas, sistematización y análisis discursivos. Experiencia en audiovisual ( programación y producción). Editora con herramientas de SEO y Community Manager.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *