Se introdujo una demanda ante el sistema escolar en Maryland producto de un homicidio en 2018.

Carlos Quintero

El superintendente de las escuelas dijo que “no hubo evidencia alguna”, de que algún empleado de las Escuelas Públicas del condado de St. Mary. Esté involucrado en un tiroteo ocurrido en el año 2018 y que provoco la muerte de un estudiante en Great Mills High School.

Esto luego de una demanda introducida por los padres de Jaelynn Willey, de 16 años, víctima del tiroteo. Su muerte fue catalogada por el Dr. J. Scott Smith como, “una tragedia y toda la comunidad escolar lamenta su pérdida”.

A lo que el superintendente declaró, que “la afirmación de que el personal de la escuela podría haber evitado de alguna manera esta tragedia es incorrecta”.

Por otra parte Smith, acotó que el sistema escolar trabajó en conjunto de la oficina del sheriff, y el centro de seguridad escolar de Maryland. Arrojando que el sistema escolar no pudo haber predicho el fatídico tiroteo que cobró la vida de Willey.

Willey era una estudiante de décimo grado y recibió un disparo en el momento que iba saliendo. Luego Austin Rollins, de 17 años, y quien accionó el arma, se disparó contra sí mismo quitándose la vida. 

La demanda presentada por sus padres Willey, Daniel y Melissa Willey, alegó que el sistema escolar observo el comportamiento de Rollins hacia la víctima. Ya que era abusivo con ella en la escuela, por lo que el sistema escolar debió haber protegido a la víctima. 

La demanda fue presentada el viernes en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Greenbelt, Maryland.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Share

Carlos Quintero

Egresado de la Universidad Central de Venezuela Lic. En Ciencias Políticas y Administrativas Especialista en Gobierno y Políticas Públicas Editor con herramientas seo Copywriter