Biden busca soluciones con México ante la ola migratoria: Las demandas de ambos países

Biden busca soluciones con México ante la ola migratoria: Las demandas de ambos países

01/09/2024 Desactivado Por Florencia Maggio

El gobierno del presidente Biden busca en México una alianza clave para reducir el masivo flujo migratorio hacia Estados Unidos. A su vez, las autoridades mexicanas plantean sus propias solicitudes al gobierno estadounidense, revelan funcionarios de ambos países involucrados en las negociaciones.

A pesar de las medidas tomadas por la administración de Biden para disminuir el número de migrantes, estas solo han logrado reducciones temporales en los índices. En diciembre pasado, el Secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y el Secretario de Estado, Antony Blinken, se reunieron con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pero estas conversaciones fueron «preliminares» y no se llegó a acuerdos concretos.

En una reciente conferencia de prensa, López Obrador instó a Estados Unidos a aprobar un plan que destinaría $20 mil millones a países de América Latina y el Caribe, además de suspender el bloqueo a Cuba, levantar todas las sanciones contra Venezuela y otorgar al menos 10 millones de hispanos residentes en EE. UU. el derecho a permanecer y trabajar legalmente.

Estas demandas representan un desafío para la administración de Biden, ya que la gestión de la frontera sur estadounidense ha registrado un récord de 300,000 migrantes procesados por la Aduana y Protección Fronteriza en diciembre.

Un alto funcionario de la administración de Biden comentó sobre la ambiciosa agenda de López Obrador: «Para algunas de estas solicitudes, necesitaríamos que el Congreso actúe. Coincidimos en la necesidad de elevar la región».

Se espera que las discusiones entre ambos países continúen en Washington a finales de este mes. México tiene un considerable poder de negociación en estas conversaciones, ya que la administración de López Obrador prefiere la reelección de Joe Biden en noviembre. Sin embargo, Biden se está quedando sin opciones para resolver un problema que afecta sus índices de aprobación sin un mayor apoyo de México, según tres funcionarios estadounidenses.

En el Capitolio, las negociaciones entre republicanos y demócratas sobre medidas de seguridad fronteriza continúan sin avances claros en su segundo mes. Además, las nuevas políticas de asilo implementadas por la administración de Biden en mayo no lograron disuadir a los migrantes, como lo demuestra el aumento récord.

Para reducir los números de migrantes, la administración de Biden necesita que México permita el retorno de más inmigrantes no mexicanos a través de la frontera sur de EE. UU., como se hacía hasta principios de 2023.

Durante la pandemia de Covid, tanto las administraciones de Trump como de Biden utilizaron una orden de salud pública conocida como Título 42 para devolver a los migrantes a México sin un proceso de asilo. Bajo esa política, que terminó en mayo, México aceptó el retorno de más de 1 millón de migrantes al año durante tres años. Actualmente, México acordó aceptar el regreso de 30,000 migrantes por mes, pero esta cifra representa solo el 10% del total registrado en diciembre.

Los negociadores estadounidenses buscan que México intensifique la vigilancia en su frontera sur con Guatemala y aumente las deportaciones de migrantes que sean interceptados dentro del país.

Aunque aún no se han discutido cifras, un funcionario mexicano dijo que México está dispuesto a colaborar con Estados Unidos aumentando la vigilancia. Además, ambos países han reanudado recientemente los vuelos de deportación de venezolanos, una de las dos principales nacionalidades que intentan cruzar hacia EE. UU.

El funcionario de la administración estadounidense informó que se espera aumentar las deportaciones a Venezuela este año. En 2023, hubo 11 vuelos de deportación desde EE. UU. a Venezuela, pero ahora se ha programado uno por semana. México también reinició las deportaciones a Venezuela el 30 de diciembre.

A cambio de su cooperación, México busca más ayuda financiera para el control de sus fronteras. No obstante, también busca que Estados Unidos demuestre su compromiso para abordar las causas fundamentales de la migración, invirtiendo más en programas que ayuden a los países de Centroamérica y América del Sur a salir de la pobreza.

El tema de la inmigración entre EE. UU. y México es tan relevante que las conversaciones sobre el contrabando de fentanilo, otra prioridad, han sido relegadas. Esto se da mientras muchas ciudades mexicanas, como Juárez, Tijuana y Reynosa, vieron un aumento de migrantes, forzando a muchos a vivir en las calles, donde sufrieron tortura, extorsión, violación y secuestro.

La eliminación del Título 42 y la política «Permanezca en México» de Trump, que obligó a los solicitantes de asilo a esperar en campamentos en el norte de México, dejaron a este país con recursos agotados y una reticencia para aceptar más migrantes de los que sus ciudades pueden manejar.

Compartir