La inflación sigue afectando la economía y parece durar más de lo esperado

La inflación sigue afectando la economía y parece durar más de lo esperado

11/10/2021 Desactivado Por Sala de Redacción

Washington, DC.- Los precios subieron un 6,2 por ciento en octubre en comparación con hace un año, el mayor aumento anual en 30 años, ya que la inflación sigue pesando sobre la economía y dura más de lo que las autoridades de la Reserva Federal y la Casa Blanca anticiparon antes de fin de año.

Los datos publicados el miércoles por la Oficina de Estadísticas Laborales mostraron que los precios subieron un 0,9 por ciento en octubre en comparación con septiembre, un salto más alto de lo esperado, lo que empató a junio con el mayor aumento de precios de un mes este año.

Los entendidos en la materia, esperaban un aumento en los datos de inflación de octubre, en gran parte debido al aumento de los precios de la gasolina y la energía, además de los retrasos en la cadena de suministro en el mercado de automóviles usados. El índice energético subió un 4,8 por ciento en octubre en comparación con el mes anterior, ya que el índice de la gasolina aumentó un 6,1 por ciento.

Sin embargo, la inflación se expandió a otras categorías, aumentando en toda la economía, y el BLS señaló precios más altos de “base amplia” para la energía, la vivienda, los alimentos, los automóviles y camiones – usados y nuevos- entre los principales contribuyentes.

Las medidas para las tarifas aéreas y las bebidas alcohólicas estuvieron entre las pocas que disminuyeron mes a mes.

Este incremento en los precios se produce cuando la administración de Biden y los funcionarios de la Reserva Federal han estado lidiando con cuánto tiempo durará la alta inflación y si los precios más altos aumentan en otras partes de la economía, que no se habían visto tan directamente afectadas por la salud pública.

Los funcionarios de la Reserva Federal y la Casa Blanca han sostenido que la inflación será “transitoria”, lo que significa que creen que no se convertirá en una característica permanente de la economía. Argumentan que los aumentos de precios están impulsados ​​por los retrasos en la cadena de suministro que han limitado la fabricación de automóviles, la construcción de viviendas y la producción de alimentos por igual. La inflación no bajará a niveles más sostenibles, argumentan, hasta que esas cadenas de suministro tengan tiempo de despejarse.

Pero no está claro cuándo sucederá, especialmente teniendo en cuenta lo vulnerable que sigue siendo la economía a la pandemia y las olas del virus. En una conferencia de prensa la semana pasada, el presidente de la Reserva Federal, Jerome H. Powell, dijo que “el nivel de inflación que tenemos en este momento no es en absoluto consistente con la estabilidad de precios”.

A algunos economistas también les preocupa que, si bien los salarios suben, no lo hacen lo suficiente para compensar la inflación y el aumento del costo de vida, al menos a corto plazo. Y muchos de los artículos diarios para los que algunos hogares deben presupuestar, siguen siendo cada vez más caros. El tocino ha subido un 20 por ciento en comparación con el año pasado. Los huevos subieron casi un 12 por ciento y el pollo subió casi un 9 por ciento. El alquiler también está aumentando, con un aumento de los costos del 0,4 por ciento en octubre en comparación con septiembre.

Powell ha prometido que la Reserva hará todo lo posible para evitar que estos aumentos se vuelvan más permanentes.

Compartir